¿Moneda Libre en grupos no libres? ¿De verdad?

¿Moneda Libre en grupos no libres? ¿De verdad? :face_with_monocle:

Debo afirmar en primer lugar que considero la G1 solo una herramienta, no un fin en sí misma. Sin embargo, la calificación de Moneda Libre que se le otorga, debe confirmarse en la utilización de la misma, ya que una herramienta que es libre, si al utilizarla no permite el ejercicio de la libertad, ¿podemos considerarla realmente libre?

He tenido referencias (y mi propia experiencia personal) de la exclusión de personas de grupos de Telegram por parte de sus administradores. Como desconozco los detalles de otros casos, solo utilizaré mi propia experiencia para esta reflexión.

Esa expulsión, no solo me impide participar en el grupo de Telegram de mi zona (A Coruña), sino que también la han extendido a una zona geográfica tan amplia como toda Galicia, sin que en algunos de los grupos de los que se nos ha expulsado hayamos realizado ninguna intervención, y en el de mi zona, no solo era administrador, sino que con otra persona (también expulsada) habíamos coordinado la organización de los cuatro primeros mercados.

Posiblemente podría participar en mercados y eventos de esos grupos, pero para eso tendría que admitir una limitación de mi libertad, o lo que es lo mismo, no participar en igualdad de condiciones con otras personas, lo que supone de hecho que no son mis iguales, por las acciones de algunas personas que dirigen dichos grupos.

Lamentablemente y por las noticias que me llegan, el grupo ha abandonado totalmente la idea del mercado continuo (almacén), el propio mercado se ha reducido al mínimo y los encuentros se han convertido en un chillout, como refleja el cártel del último encuentro. Teniendo en cuenta los antecedentes, no me extraña, pero me entristece, sobre todo teniendo en cuenta el potencial que había empezado a desarrollar, por lo que bastantes personas han abandonado el grupo o no se interesan por el mismo.

Como Telegram permite a los administradores realizar esas expulsiones, parece que es algo que está bien, sin reflexionar con espíritu crítico, ya que en realidad Telegram es sistema, reproduce los valores del sistema. ¿No sería más interesante una reflexión para no reproducir esos valores y crear y utilizar otras normas?

Tal vez por esa falta de reflexión, alguna persona afirma haber participado en estas expulsiones con alegría, aunque se considera a sí mismo como revolucionario, antisistema e innovador. En realidad, no hace más que reproducir lo que el sistema crea en sus bordes como una válvula de escape, y así evitar la confrontación directa con el mismo, para la que hace falta mucho más valor… y axiología.

Son muchas las personas que cuestionan que alguien con mucho dinero y poder, financie la OMS y condicione sus investigaciones y políticas. Sin embargo, si alguna persona tiene una conducta similar (evidentemente, a un nivel mucho más reducido) en un grupo de la G1, con abundantes donaciones colectivas y personales, parece una conducta desprendida y generosa, cuando en realidad, los hechos indican que está comprando su influencia (sin tapujos: poder) en esos grupos, acompañada de certificaciones que prostituyen la Licencia, algo que yo denuncié, y que parece ser el motivo de la expulsión, según sus propias palabras.

Si queremos que la herramienta libre, lo sea de verdad en su puesta en práctica, en los grupos que la utilicen hay que cuidar que dicha libertad sea una referencia ética importante. Que realmente sean colectivos de iguales para evitar el ejercicio de poder por parte de alguna minoría por el simple hecho de ser administrador de un grupo de Telegram, o lo que es lo mismo, por reproducir valores del sistema.

Alguien puede no querer relacionarse con alguna persona por diversas razones y sí hacerlo con otras personas de un mismo grupo. Esa fue mi actitud en algún momento por los ataques y descalificaciones recibidos por parte de algunos miembros desde el primer mercado, y les ofrecimos la posibilidad de organizar lo que les pareciera oportuno, aunque sin colaborar en dicha organización. Si alguna persona impide esa decisión consciente y libre, de relacionarme con quien me apetece, en una comunidad, grupo o territorio, ejerce un poder y por lo tanto me impide el ejercicio de la libertad.

Creo que es importante tener en cuenta que es muy diferente despreciar las ideas que profesan algunas personas, que despreciar las personas que profesan algunas ideas. Al parecer, eso no se ha entendido bien en ningún momento, ya que se nos atacó en lo personal, no en las ideas, mientras nosotros criticamos hechos y conductas y respondimos a los ataques desde argumentos y hechos. Creo que en los grupos se puede estar unidos en el hacer, sin que sea necesario estarlo en la ideología. Creo que hay muchos ejemplos de esto último, y estoy seguro que es la conducta mayoritaria.

Hay quien trabaja por lo colectivo, por lo comunal, sin pedir nada a cambio -porque cree que es su deber, un honor, o es su naturaleza- y hay quien pide xunas hasta por respirar. No lo juzgo, lo señalo, desconozco la situación personal de cada una de esas personas.

Han sido varias las personas que afirman que ante este tipo de situaciones no se puede hacer nada, ya que es un movimiento donde los grupos son descentralizados… ¿de verdad? Descentralizados en su conjunto, pero que pueden ser dirigidos de forma autoritaria cada uno de ellos. ¿Una descentralización de grupos dirigidos autoritariamente?

Parece que no se puede intervenir en un grupo vecino cuando existe un conflicto, sin embargo, sí se puede decidir quién puede o no pertenecer al mismo… ¡desde otro país!

En el grupo que creamos (aunque sin mucho éxito) Galiza Xunista propusimos la figura de los hombres y mujeres de acuerdo basados en esa misma figura presente en la tradición del comunal en Galicia. Su objetivo es la intervención en situaciones de conflicto y/o incumplimiento de acuerdos, con el objetivo, no de sancionar o imponer, sino de llegar a un acuerdo entre las personas involucradas en el conflicto y la reparación de los posibles daños ocasionados. Dicha intervención se realiza a petición, o por propia iniciativa de las personas de acuerdo, siempre con la aceptación de las partes en conflicto. Hay personas con una amplia trayectoria y autoridad moral en la G1 para hacerlo.

¿Por qué no intervienen en estos casos?

¿Por qué hay personas que pese a haberse opuesto a nuestra expulsión, siguen al lado de quienes la han realizado y nos cancelan?

¿Acaso no se convierten, de facto, en cómplices de nuestra expulsión?

Desde la defensa de la igualdad y la libertad, solo se puede estar a favor de combatir cualquier clase de discriminación y explotación en función del sexo, raza, etnia, o clase social. Pero es frecuente que el ser humano cometa la misma falta que denuncia. En ocasiones lo hace a sabiendas, es decir, desde una posición ética cínica. En otras, lo hace de modo inconsciente. Esto último no hace al sujeto inocente, en el sentido de la responsabilidad sobre las consecuencias de sus actos, solo lo hace ingenuo. Y, con demasiada frecuencia, la ingenuidad puede ser una vía privilegiada hacia la maldad.

Vivimos tiempos de buenismo (que no de bondad), de fiesta, disfrute y gozo, frente a la construcción de una alternativa real al estado a través de la práctica de la libertad y el amor. O lo que es lo mismo, de seguimiento de los valores del sistema, en lugar de intentar crear una alternativa al mismo.

Sin quitarle importancia a la celebración y la fiesta, ya que como decía Emma Goldman “si no puedo bailar, no es mi revolución”. Cuestión esta que algunas personas consideramos importante en la G1, ya que puede convertirse en una herramienta de transformación que ayude en el camino a ese objetivo, aunque no haya unanimidad en todos sus usuarios.

El odio es erótico. Como explica el psiquiatra Boris Cyrulnik, es un placer que tiene su correlato físico. El nazi Adolf Eichmann sentía placer al sentenciar a las personas que odiaba. Podemos imaginárnoslo con su bolígrafo, deleitándose en el gesto de la firma, diciéndose a sí mismo: “hago bien mi trabajo; gracias a mí los judíos tendrán el destino que merecen, la «solución final ».” No sentía ninguna vergüenza ni culpa. Hoy es tristemente habitual sentirse en el lado correcto de la historia, que va acompañado de un déficit de sentimientos axiológicos, no solo de vergüenza, sino también de compasión y de admiración, ausentes en quien odia compulsivamente.

Conviene aquí recordar una vez más el concepto de “banalidad del mal” acuñado por Hannah Arendt.

Y sobre este punto aportar las reflexiones del filósofo Diego Fusaro que muestra ser un pensador a contracorriente, y su libro, El nuevo orden erótico (El Viejo Topo), es una afirmación formidable de disidencia:

“El nuevo orden erótico no es más que liberalismo aplicado a la esfera sentimental, la fluidificación y precarización del amor acorde con la fase flexible de acumulación capitalista. (…) El amor es una fuerza revolucionaria y podríamos decir que anticapitalista por definición. Amar significa querer la plenitud del ser del otro, sin compensación, sin interés egoísta, sin interés personal. Volo ut sis, quiero que seas: ésta es la fórmula del amor según Agustín de Hipona. En el amor de una madre por un hijo, o de un padre por una madre, hay un amor desinteresado que vuelca la lógica mercantil que hoy pretende ser la única válida en todos los ámbitos. El turbocapitalismo sin fronteras reduce la sociedad a un mercado global: no acepta padres y madres, ciudadanos y ciudadanas, quiere ver siempre, y en todas partes, consumidores desarraigados que se relacionan entre sí según la lógica (do ut des, doy para que des), del mercado. (…) El amor revela cuán incompletos somos en nuestra individualidad pues para realizarnos necesitamos una relación vital con el otro. Es por eso que hoy el capital no quiere amor, sino solo disfrute, que es más bien una forma de individualismo egoísta. (…) El amor es incompatible con el capital, mientras que el goce lo expresa plenamente. (…) El neolibertinismo, que es el neoliberalismo aplicado a la erótica, no representa la libertad sino el triunfo del capricho individualista del consumo: el capricho individual es la forma más baja de libertad. La verdadera libertad se da en una sociedad de individuos igualmente libres que se relacionan en solidaridad y comunidad.”

Actuar desde el dharma (lo correcto), y hacerlo desde el desapego (sin esperar fruto de la acción), para que la sociedad pueda mejorar, y ser más equilibrada, libre y armoniosa.

Esa es la intención de esta reflexión que comparto con la comunidad G1. Gracias.

4 Me gusta

Me ha gustado muchísimo tu exposición.
Bajo mi punto de vista simplemente comentar que la moneda libre es un sistema de creación monetaria, no creo que pretenda ir más allá.
Cómo interpretas el para qué de ese sistema da lugar a muy diversos usos de la herramienta.

En general y por mi experiencia en el mundo de la moneda libre creo que desde mi lectura de la Teoría Relativa a la Moneda a una práctica de la moneda libre con la G1, no encuentro concordancia con la idea de establecer una medida común para la riqueza, aunque la riqueza monetaria esta perfectamente lograda.

Y me encanta la última frase:

Muchas gracias por tu aporte, y tranquilo, la libertad de los otros quizas sea entendida o apreciada de manera distinta por los demás.

1 me gusta

Me alegra que te haya gustado. Aunque no estoy de acuerdo contigo en tu exposición. Si una moneda resulta atractiva porque la consideramos libre…

¿Acaso no debe servir de herramienta para ampliar la libertad de quienes la utilizan? :face_with_monocle:

En caso contrario, desde mi punto de vista, deberíamos modificar su “apellido” adaptándola a la realidad de esta forma Moneda Libre (para evadir impuestos) Ḡ1.

De todas forma estoy recibiendo bastantes comentarios, que revelan que lo que nos ha sucedido, está ocurriendo también en otros grupos, incluso de otros países, en los que curiosamente hay involucrada alguna de las personas (también como administrador de alguno de los grupos) que también lo está en lo ocurrido en Galicia. Utilizan el mismo sistema para las certificaciones, creando grupos para “formar” en la Licencia (incluidos “exámenes”) aunque luego les indican a las personas aspirantes a ser certificadas, que es posible que tarde un poco, que no corran, y que deben adquirir cierto nivel de desarrollo espiritual. :upside_down_face:

Ya comenté en alguna ocasión que la comunidad de la G1 debería estar preparada para cuando a algunos grupos de carácter religioso, sectario, político, etc. les pudiese interesar hacerse con el control y dirección para sus fines. Lo que no había pensado, es que a lo peor alguno ya está actuando.

P.D. En próximos días, @Cordeliaze, realizaré una nueva aportación, a partir del debate que tuviste con Chus, y los acuerdos mínimos sobre el objetivo de la G1. Creo que falta debate y aportaciones en este sentido, o al menos las desconozco.

¿Ampliar la libertad?
Pues no sabria contestarte, creo que esta moneda libre te hace ser mucho más responsable con tu manera de actuar y por tanto de las decisiones que adoptas y pones en valor.
Si eso es ampliación de libertad, pues vale.
Yo insisto, es libre por como se crea y se distribuye, y de ahí viene la idea de su libertad, el resto de actuaciones no creo que tengan que ver con utilizar una moneda libre o no libre.

Empezaré aclarando que no nos conocemos ni sé qué ha pasado en Cantabria. Por tanto, aunque pareces muy molesto con la situación desde hace bastante (voy leyendo tus comentarios y escritos reiterativos en el foro y en el Telegram desde hace ya tiempo), esta vez aportaré cómo lo veo.

La moneda libre se construye sobre cuatro libertades económicas, inspiradas del mundo del software libre:

  • El individuo es libre de escoger su sistema monetario.
  • El individuo es libre de usar los recursos mientras no perjudica a los demás.
  • El individuo es libre de producir cualquier valor.
  • El individuo es libre de cambiar «en moneda».

Lo que yo interpreto, es que puedo usar la moneda como me de la gana. No habla ni de cómo relacionarnos, de cómo comunicarnos, ni de cómo organizarnos.

La puedo usar como marketing para atraer clientes en moneda deuda, o para generar un cambio en mi entorno colectivizándolo todo, la puedo enterrar en una cuenta sin movimiento, la puedo donar, o pedir cantidades astronómicas por mis servicios.

El problema de la moneda, a mi parecer, continua siendo el mismo: los individuos que la usamos.
Discusiones, conflictos, faltas de respeto,… Por ejemplo, para mi, cuando entras en un grupo de Telegram, que no ha sido creado para eso, y sueltas esos discursos de conflictos sin hablar claro, llenos de indirectas y de espacios a rellenar por la persona que los lee, no estás respetando la libertad de los límites que se han establecido para ese medio de comunicación.

Eres libre de crear tus grupos de Telegram, tus mercados, tus almacenes o tus páginas de difusión y organizarlos como te apetezca. Poner las reglas y normas o la ausencia de ellas. Que tú sientas que debería ser de una manera determinada o de otra, no quita la libertad que tengo yo de hacerlo a mi manera.

Creo que ya es hora de empezar a responsabilizarnos, dejar de cargar a los demás nuestros problemas, y empezar a conciliar conflictos y llegar a acuerdos si se puede, y sinó crear nuestra propia manera de funcionar. Hacer ‘denuncias’, ‘esperar intervención’, querer que nos validen constantemente, buscar citas de folósofos y economistas… me parece que ya ha llegado el momento de dejar de infantilizarnos y crecer un poco.
O no.
Porque tenemos la libertad de hacer con la moneda lo que nos de la gana. De relacionarnos como nos de la gana.
Incluso, de poner límites a quién sentimos que no está respetando nuestra libertad.

5 Me gusta

“…es libre por como se crea y se distribuye, y de ahí viene la idea de su libertad, el resto de actuaciones no creo que tengan que ver con utilizar una moneda libre o no libre.”

Antón (@Cordeliaze) utilizaré un ejemplo clásico y sencillo, que creo servirá para ponernos de acuerdo.

Un cuchillo es una herramienta (como la G1). Le puedo llamar cuchillo libre, o como crea conveniente, pero la palabra que utilice para ello, no se convertirá en realidad más que en su uso.

Puedo utilizarlo para cortar los alimentos que cocino, y entonces será una útil herramienta doméstica.

Puedo clavarlo en otra persona para dañarla e incluso matarla, y entonces será un arma.

Puedo cortar las cuerdas con las que está atada otra persona para liberarla, y entonces será una herramienta de liberación.

¿Cómo utilizamos la G1?

Tal vez este planteamiento más sencillo, habría servido para exponer lo que quería decir. Gracias

Hola Catalina (@catalinons) y gracias por tu aportación.

Primera coincidencia: yo tampoco sé lo que ha ocurrido en Cantabria :wink:

Segunda coincidencia: Efectivamente se puede usar la G1 como cada persona quiera. Incluso para sobornar y ejercer poder. Y una pregunta: ¿Eso la hace libre?

"Eres libre de crear tus grupos de Telegram, tus mercados, tus almacenes o tus páginas de difusión y organizarlos como te apetezca.” Eso era precisamente lo que les decíamos a las personas que no solo no estaban de acuerdo con quienes coordinamos los cuatro primeros mercados de A Coruña, sino que además nos atacaron y descalificaron en lo personal. Sin embargo, no solo no les expulsamos, ni les impedimos hacer lo que estimaron oportuno, sino que facilitamos que pudieran hacerlo, incluso en el espacio del mercado que coordinábamos. Pero esas personas se consideraron con el poder de dictar e imponer sus propias reglas, expulsarme incluso de los grupos en los que no había intervenido, y hacerlo también con la persona que preguntó por los motivos de mi expulsión. Al parecer, por el contexto, a ti también te parece correcta su actuación.

Yo no estoy de acuerdo, ni me gustan, muchas de las intervenciones que veo en los grupos, y si lo estimo oportuno les respondo con mis ideas y argumentos con mayor o menor fortuna, como en este caso hago contigo. Y si no… lo dejo ir.

Y lo hago desde el convencimiento -que no tienes porque compartir- de que si la G1 es libre, se puede caminar junto a quienes piensan diferente a nosotros e incluso interactuar con ellos. Y celebro tu intervención y que no estés de acuerdo (ni te guste, al parecer), mis intervenciones en algunos grupos, y lo manifiestes en el ejercicio de tu libertad y como iguales.

Y para terminar, "poner límites a quién sentimos que no está respetando nuestra libertad.” Si te refieres a mí, podrías por favor indicar ¿dónde y cuando no respeto la libertad de otras personas? Gracias

Totalmente de acuerdo con esa apreciación, lo que quiero dar a entender que la TRM ofrece unas instrucciones, las que siguiéndolas ofrecen la posibilidad de establecer una moneda libre.
¿Podemos ir más allá? Por supuesto.
Pero ese más allá no está considerado en la teórica de la moneda, imagino que cada cual lo establece introduciendo y ampliando el concepto de libre desde su consciencia y el concepto de libertad.
Pongo otro ejemplo que personalmente me cuesta muchísimo.
Cuando se dice en la teoría que el ser humano se convierte en el centro de la economía estableciendo un valor relativo en el DU.
Está frase ofrece tal cantidad de interpretaciones que si solo miramos la Teoría (las instrucciones) entenderíamos que ese DU es un concepto relativo a la esperanza de vida y a una proporción de masa monetaria equitativa.
¿Dónde se establece la libertad?
Pues bien, en la práctica, la idea de libertad reside en que ese “valor relativo” queda al libre albedrío, un concepto que choca frontalmente con la de libre, ya que este último se consigue cuando introducimos normas (las que sean) pero la primera y más importante es la de que la libertad de uno termina donde empieza la libertad del otro.
Este es mi punto de vista sobre la libertad y la moneda libre, y observo que hay más libertinaje que libertad.

1 me gusta

Hola @Vijitatman, me solidarizo contigo cuando dices que está ocurriendo en otros grupos.
En los grupos de télegram existe la posibilidad de que el Ser que tiene los privilegios, en un momento dado, por miles de motivos ditintos juzgue y condene a la expulsión a algún/a miembr@ del grupo unilateralmente y sin consenso, cosa que Télegram, como herramienta nuestra (pero también del sistema) permite.
Eso nos ha pasado en el grupo Tartessos del suroeste de Andalucía, reproduciendo así en éste caso concreto ese detalle del funcionamiento del propio sistema que nos oprime.
Reflexionando hoy sobre ésto me viene a la cabeza una imágen a modo de alegoría: Desde el suelo veo la pirámide y el horizonte, pero si me subo a la pirámide, dejo de verla en perspectiva, aunque sigo viendo el horizonte, y si permanezco en ella y me identifico con ella el tiempo suficiente puedo olvidarme incluso de dónde estoy y pensar que estoy en el horizonte.
Comento ésta imagen alegórica porque opino que en los grupos horizontales que están en proceso de formación, hace falta siempre al menos un/@ miembr@ guía para mantener la cohesión del grupo, un Ser con más experiencia, y más tiempo en la Ğ1, que sirva para corregir errores graves y que sobresalga por ser ejemplo de compromiso y dedicación para los demás.
Pero ojo! Todo el mecanismo debe estar en perfecto equilibrio, porque si ese Ser, en su buena intención y su buén hacer, se identifica demasiado con el papel y pierde perspectiva de quienes realmente SOMOS, puede cometer el error de que sus propios prejuicios se filtren en la función que lleva a cabo, sobre todo en los casos en los que el afán y la prisa del propi@ guía por hacer crecer el grupo lleguen a ser más poderosos que la observación y comprensión, compasiva y consciente de los otros Seres del grupo y sus circunstancias.
Pero ojo! Todo el mecanismo debe estar en perfecto equilibrio, porque si ese Ser, en su buena intención y su buén hacer, se identifica demasiado con el papel y pierde perspectiva de quienes realmente SOMOS, puede cometer el error de que sus propios prejuicios se filtren en la función que lleva a cabo, sobre todo en los casos en los que el afán y la prisa del propi@ guía por hacer crecer el grupo lleguen a ser más poderosos que la observación y comprensión, compasiva y consciente de los otros Seres del grupo y sus circunstancias.
Gracias a todos por estar aquí.

1 me gusta

Perdón, he repetido un párrafo. El párrafo que cerraba el comentario era éste:

Entonces se puede dar, como de hecho se está dando en la RdC, que por falta de consenso entre el guía y otr@ miembr@ del grupo sobre algún procedimiento, se utilice, impulsiva y unilateralmente esta nefasta función que permite la herramienta Télegram a los que tengan los “privilegios” (qué palabra con más flecos) para ello, aunque dicho procedimiento no incumpla ni de lejos ningún acuerdo escrito o no escrito de la RdC, la TRM ni la ética socializadora de la Ğ1, como puede ser, por poner el ejemplo que nos ocupa, el no ponerse de acuerdo sobre en qué día del mes hacer un aprecio periódico a un monedero común con el objeto de contribuir a la creación de una zona donde la socialización del DU sea el objetivo principal.
Gracias a todos por estar aquí.

Gracias por tu solidaridad. :smile:

En realidad los grupos de la G1 no son más que un reflejo de la sociedad. Si esta, en su estructura es vertical y autoritaria, es lógico que los sean los grupos. Si lo que mueve a la sociedad capitalista en la que vivimos es el beneficio económico, es lógico que esto también se refleje en los grupos.

Algunas personas tenemos otra cosmovisión, creemos que son mejor estructuras horizontales de iguales, y por eso en el grupo local en el que estoy, todos los miembros a los que conozco en persona, son administradores, son mis iguales. A quienes no conozco en persona, por una elemental prudencia, no son administradores, aunque también los considero mis iguales.

La G1 no es más que una herramienta, puede servir para “jugar a las casitas” (cosa que hacen más personas de las que creemos), para crear una estructura económica paralela limitada que evita pagar impuestos, y también para crear un mundo nuevo de iguales y libre, en coherencia con los principios de la herramienta. Cada persona hace su elección de forma libre… o no. Los resultados se verán con el tiempo…

Saludos

1 me gusta

Evidentemente los grupos son reflejo de la sociedad.

En cantabria paso algo al inicio que nos dejó a varios miembros que ya llevamos tiempo boquiabiertos.

Pero personalmente use ese problema para llevar el grupo general lo mejor posible. El papel de administrador o propietario hace que tengas que saber lidiar con todo, escuchar todo, ser educado siempre, entender todo y hacer lo posible para unificar. Y si no es posible porque hay insultos, amenenazas o provocaciones…pues barrer para fuera. Es más importante, para mi, el bienestar del grupo.

En el grupo original de Cantabria a pocas personas hemos tenido que echar, no son más de los dedos de una mano. Me refiero a personas juneras y si a mucho Trol.

En Radio G1 se hizo un programa chulo sobre un grupito que tuvo problemas y lo resolvió desde un acto creativo y creó su propio grupo.

Ten en cuenta que un grupo de telegram es casi como una casa, o como un lugar privado y no libre de todo…no creo que sea bueno que haya libertad absoluta porque no todo lo que lleva esa etiqueta es respetuoso, constructivo, educado, ni de interés común….

A todo lo mencionado no le veo relación con la moneda libre g1…y está muy bien escrito y haces referencias interesantes pero el hecho concreto o hechos concretos se desconocen.

Las relaciones humanas son complejas y las reacciones, patrones, espejos, etc…son dignos de analizar….pero sigo sin verle relación a la propia moneda g1.

Lo único que veo es que en cada grupo se intenta hacer de la mejor manera según quien hace de guía.

Y esa labor de guía, líder, jefe o como quieras llamarlo tiene que estar y lo hará desde la arrogancia o desde la humildad, lo hará desde sus limitaciones o desde sus percepciones, lo hará desde el control o desde su pasividad…lo hará desde su estado actual, desde las ganas o las desganas….cada grupo es un mundo.

En fin que si no encaja pues creas un grupo nuevo y ofreces lo que ves que falta en el otro lugar. Creáis vuestro evento, o vuestro almacén, o lo que sea así es de libre y sigue sin tener nada que ver con la moneda g1.

Personalmente así lo tuve que hacer y como responsable del grupo general de cantabria a veces tengo que conseguir que me pasen la info de los demás grupos de sus eventos para compartirlos porque me echaron sin más. Sin más es decir sin más. Y yo he echado a personas que han amenazado personalmente….el caso es que después de más de 1 año la gente en cantabria se mueve libremente de un evento a otro. Yo lo veo estupendo y nadie tiene que ponerse del lado de uno u otro.

Algunos me preguntan que ha pasado y yo ya no le doy ni un mínimo de energía al tema…porque pasa el tiempo y todo lo coloca y el tiempo nos da la razón a unos más que a otros. Y todo cambia y todos cometemos errores y todos lo sabemos todo y luego estamos todos igual.

Y la vida pasa y hay que seguir construyendo el mundo que si queremos y no se trata solo de evadir impuestos…esto es mucho más que eso, mucho más y estamos aprendiendo en el camino o asentando mejoras en la sociedad…que no es perfecto…no…pero que lo es?

4 Me gusta

Que la gente haga como aquí se comenta a mi me dice que al contrario del desarrollo que experimentan nuestros cuerpos pasando por la infancia, la pubertad y la madurez, nuestros mentes siguen estancadas en historias de antaño. uff. ¿como seremos nunca un grupo libre? Mientras tanto “tenemos lo que merecemos”, un dicho que siente fatal como sal en la llaga.

El G1 nos espera!

1 me gusta

Hola!
Primero de todo presentarme rapidamente porqué soy nuevo.
Soy de gerona y me gusta mucho esta teoría de la moneda porqué no creo en los bancos ni en el capitalismo. Haciendo un trabajo personal de re-conocerme y tomar mas conciencia de la vida. Soy músico percussionista aunque no vivo de ello. Soy massajista con aromaterapia y Me gustaría formar parte de Ğ1.
Hace dos días que llegué a la Ğ1 en Catalunya y leí en la web monedalliure.org las bases de la moneda y como poder entrar. Siguiendo las instrucciones instalé Cesium y creé un monedero. Luego recomendaban meterse en el grupo de telegram para que la gente te conociera y poder llegar a ser miembro y entré. A los pocos segundos me expulsaron. Y pensé, algo debo estar haciendo mal. Entonces envié un privado a una persona del grupo y no me contestó. Al dia siguiente intenté entrar en el grupo y también expulsado al segundo. Entonces ya me empecé a sentir mal porqué resulta que conozco a la persona que le envié el privado de un dia en un concierto. I todavía no me ha contestado. Entonces envié otro mensaje a otra persona del grupo y tampoco contesta. Hasta que he llegado aquí, que me ha costado lo suyo porqué no me llegaba el mensaje de verificaciónde la cuenta al mail.
La verdad una peripecia y lo peor es que me estoy sintiendo mal. Puedo saber porqué razón me expulsan?
Muchas gracias

Bon dia!
Muchos grupos de Telegram tienen bots para facilitar los filtros, muchas veces se meten otros bots para robar datos y te inundan de spam.
Yo no estoy en Catalunya, pero intentaré hacer llegar tu mensaje…:pray:t3:

2 Me gusta

No entenc massa el que em dius però Gràcies @catalinons!

En la web moneda-libre.org tienes todos los eventos cerca de ti. Acercate a uno o crea el tuyo propio, la juna no tiene lideres. Lo del grupo quizas fuera lo que dice catalinons, un bot de prevencion te tiraria si no rellenaste un captcha… es cultura de internet, te recomiendo poco a poco informarte o tendras muchos malentendidos en este siglo xxi.

Un saludo, nos vemos en algun evento.

1 me gusta

@kapis @Sheveck @Georgina @arbocenc

2 Me gusta

A vegades els filtres estan automatitzats, a veure si amb les mencions, algú dels administradors del grup de Catalunya et pot ajudar…

1 me gusta

@kapis quizás no me he explicado bien. En la web monedalliure.org te dice todos los pasos que debes de hacer para introducirte en Ğ1 y al DU, y llegas a un punto que te dice que entres en los grupos de Telegram para que te conozcan, però no puedes entrar. Yo no encontre ningun captcha antes. Ya miré los eventos que habian cerca y no hay ninguno por el momento. I para crear uno que lo donde lo hago?
Muchas gracias por responder.
He querido ir muy rápido quizás…
Un saludo

1 me gusta